Metodología

Esta metodología vincula el Arte con un proceso de educación emocional que, dependiendo de los objetivos planteados para su aplicación, puede ser un método eficaz de arte terapia; una herramienta complementaria a terapias psicológicas en que el terapeuta derive; como sesiones puntuales para visualizar, conectar y activar las emociones; motivación personal; mejorar climas laborales de grupos; o bien, una metodología eficaz de visualización, toma de conciencia de nuestro Ser y autoconocimiento.

A través de los procesos de la imaginación se fortalece el desarrollo creativo. Utiliza la creatividad y la experiencia como vehículos de un proceso en que la persona vincula su ser con los otros y su entorno, en pos de descubrir-se y tomar conciencia de las capacidades personales y colectivas muchas veces dormidas, pero latentes, en que Todos pueden desde lo que Son y Tienen.

El Hacer abre el Sentir. Las técnicas utilizadas permiten que espontáneamente emerjan las vivencias del inconsciente, lo profundo e invisible en lo individual y/o colectivo. Para que ello ocurra, primero se establece un espacio de confianza y contención donde la equivocación es una segunda oportunidad para volver a mirar y crear a partir de esa experiencia. En este espacio, la persona goza plena libertad de escoger, decidir y transformar para conquistar su Ser.

Se desarrollan tres instancias,